lunes, enero 29, 2007

A mi con respeto..

martes, enero 23, 2007

La función del arte que se cuelga (y de posibles técnicas de uso)

Ejemplo ha de ser cualquier museo, en el que un atardecer, la veo a ella parada, enérgicamente concentrada en la contemplación de un cuadro. Traspasando la impresión que en mi genero la obra a uno escasos metros desde donde la miré, ese camino a circular que me tienden alguna combinación particular de colores o no lo sé con exactitud, pero ha ser las formas geométricas o también un intimo saber que el tiempo en los museos grandes corre rápido y no todo puede ser observado con la justa debida concentración.
Ella, de unos 20 años, la supuse tímida por su postura blanda, por lo pálido de su piel, por otro extraño criterio de la percepción. (Recuerdo haber pensado que semejante perjuicio no seria tal, si yo en vez de mirar a ella, mirara un cuadro, en el que ella, la tímida chica de pálida piel y pecas y postura blanda mirara con un interés desconcertante y por momento con una mirada clavada en un mas allá del plano un cuadro de poco interés).
Recuerdo pensar en momento:
“Si una obra de arte es muy mala, el equilibrarla depende del mercado, del museo, de un lugar geográfico de exhibición, de un puñado aristocrático de personas excesivas, de variar cuanto parámetro quede excluido de la misma pintura”.
Avance lentamente, hasta el lugar, el punto donde los ojos sienten la tranquilidad de que el foco es máximo. Algo. Mi movimiento la ahuyento. Los pasos blancos sepulcrales, paso de saber que sabría, de ocultar hasta lo más ultimo la intención primera de observación.
Recuerdo en el último paso al punto de máximo foco, haber pensado:
“Una arandela, que puede ser un Ying-Yang, que puede ser que en todo lo malo podemos rescatar lo bueno, que puede ser vaso medio lleno, medio vació, o una aceituna en la mitad norte de una pizza, que puede ser que yo no y ella si”
Recuerdo también un olor arto desagradable, fétido, de pedo, seguido de una brisa tenue que barría y por momentos intensificaba lo detestable. Recuerdo un intento de inicio teórico sobre una situación medianamente cómica, recuerdo que pensé en algo así como: “El utilitario de la afelpada soledad que rodea a la obra mala”
(en letras de neón y abriendo los brazos del centro del pecho a los laterales simulando efecto cartelera)
Quedo en eso. O en esto mismo que es la mediocridad del texto, que ha de realzarse, tal vez, por su acertada estrechez, al conseguir un lector de baño, de esos empeñados en hacer coincidir el final del acto evacuatorio con el ultimo de los puntos finales.

miércoles, enero 17, 2007

domingo, enero 14, 2007


viernes, enero 12, 2007

Reunión del consorcio roedor


miércoles, enero 10, 2007

Victorinox para la mujer
Porque si queremos igualdad de derechos, tenemos que empezar por ahi.


lunes, enero 08, 2007

Texto nunca publicado del fanzine inexistente, pote

Electrónica de ayer y hoy para amas de casa presenta
Ahora veremos: La impedancia


Según la gran enciclopedia de la electrónica, la impedancia es la oposición al paso de la corriente alterna. Es un valor vectorial compuesto en su parte real por un valor de resistencia y en su parte imaginaria por un valor de reactancia. El valor de la resistencia (R) es constante (sin tomar en cuenta los efectos de la temperatura), mientras que la reactancia (X) varia en función de la frecuencia.
Matemáticamente se representa la impedancia como: Z = R + j X

Rápidamente establecemos la analogía, para que usted Doña Rosa la curiosa, pueda entender lo anteriormente expuesto.
Póngale que su hija (la menor) quiere ir a la casa de un compañerito universitario (el cual tiene barba prominente y es un par de años mayor). Llamaremos corriente, al flujo , al traslado, de su nena, del punto A (su propia casa), hasta el destino, punto B (la casa del muchachon).
Básicamente lo que impide o se opone a dicho movimiento es:
1- Usted
2- Su marido
3- La abuela
4- Los medios que necesita para el traslado (ya sea, la plata para el cole, o sus propias piernas, etc)
Las razones reales (las de mayor probabilidad de ocurrir), por la que usted le puede prohibir a su hija que vaya a la casa del chico representaría la parte real de nuestra impedancia. La cual varia (aumentando o disminuyendo) diferencialmente con el animo que usted, su marido o la abuela tengan para con el día.
Por otro lado se encuentra la parte imaginaria (representado en la ecuación por la j que acompaña). Cuando crece una parte imaginaria, solo afectara en el valor final absoluto.
Es decir, usted, no deja ir a su hija porque escucho en las noticias que una niña de su misma edad (hasta dada la coincidencia de que estudiaba también derecho, al igual que se hija) se fisuró siete costillas por pisar una baldosa que tenia aceite de papa frita untada en la superficie. Estas situaciones solo ocurren cuando se alinean unos cuantos planetas (por lo tanto en el cotidiano las podremos considerar imaginarias). Por otro lado si usted, desarrolla tópicos por el estilo, tendera a aumentar la oposición sin justificativo valido.
Bueno, básicamente es eso. Si lo entendió bien y si no relea con atención. Mucha mucha atención.

sábado, enero 06, 2007

Resultado de mi primer particular experimento

No existen peros.