martes, mayo 27, 2008

En el monologo interno del peatón siempre es "un linyera que esta durmiendo".
Porque es siempre la voz esa que habla para adentro la que esta alineada magneticamente para no joder la conciencia, una voz funcional que sabe que hay que llegar a tiempo, una voz polarizada con el discurso hegemónico del sistema y que dice "clarito" que "eso es un linyera que duerme", como ultima herramienta lubricante. (casos extremos de optimismo, registrados, si,aunque usted no lo crea, agregan adjetivos como "placidamente" o "felizmente" pese al solapado y marcado contraste con el adoquin).
El capitalismo avanzado es otra capa de la conciencia donde, no nos preocupa el linyera, porque "el debe tener sus razones", "su pereza", "su falta de voluntad". No nos preocupa que "duerma", porque el concepto de vía publica "al fin es ese", "la libertad es libre", y la bendición del mercantilismo impregna todo. Acá no hay dolor en el improvisado coro disfónico juvenil, de contraltos desnutridos, que rezan por tu ayuda. No hay dolor en el deshilachado disfraz. No hay dolor en el perfeccionismo de la extirpación.
Y la acción en resumidas cuentas es indistinta porque en definitiva el problema termina siendo sintáctico y semántico. Y la solución de subrayar con rojo un cuerpo que esta tan encarnado, que no quiere ceder a bien esa parte tomada y podrida de los vicios bien, decide entero dejar de ser.

4 comentarios:

j. dijo...

Lindo el post. Un aire cortazariano en ciertos párrafos o al menos en ciertos giros.

swain dijo...

bien, mono. muy bueno ésto.

Gauchita Pero No Gil dijo...

Me gustó mucho tu post.

La otra parte de mí dijo...

estudié demasiado durante todo el día y mi capacidad de entendimiento colapsó :no entendí un caraxo.me quedé en el linyera durmiendo y la caminata del peatón citadino.