miércoles, octubre 01, 2008

Aproximacion, donde un sueño hace pie


Rebotas en el ancho del pasillo.
Tres y cuarto.
Los 50w te astillan los ojos.
Entre paredes gestas una estupidez biológica.
Tenes la boca seca y una tela de araña.
Tenes una pantufla y una piel que se desprende en ese paso.
Las persianas a medio camino, tenes.
Un traveling que arranca en dos tomates.
Un traveling que concluye en un sachet acorazado, pasa de uva.
Tu compañero de vivienda te intercepta en el living.
Los ojos salidos tiene.
Es preocupante – dice – hay muchas moscas moribundas.
La sutilidad se engendra entre su dedo índice y su anular.
La mosca moribunda intacta.
Parpadea.
Son tres y cuarto.
El silencio es el último agite que se suspende.
Te volves en un paneo.
Las moscas moribundas yacen catalogadas equidistantes sobre la mesa.
(a simple vista, calculas, habrá unas miles).
Equidistantes, agonizando en el lugar, haciendo palmas contra el durlock.
Te volves a mirar.
Los ojos cada vez mas afuera.
Entendes.
No.
Ves las infinitas subdivisiones.
La aguja en el ojal.
Crees entender, “hay muchas moscas moribundas, si”.
Sopor, ondulan las sabanas, es la reina madre.
Te llama en ese justo portazo.
Es la vuelta a la penumbra.
A unos ojos desconocidos que iluminan la proyección tenue, luz de heladera.
Las venas se hinchan como piernas minúsculas.
En tu sueño consecuente, ganas una especie de duelo.
Ves claro el brillo, manchando una mano.
Ves las palmas, los ojos, los ojos, las venas.
La conciencia que te susurra, ves.
Labios de un loop húmedo, aceitado.
No podes dormir fotolog.
Moscas.
Tres y cuarto.

3 comentarios:

lupanar dijo...

me quedo con está oración: "las venas se hinchan como piernas minúsculas", me gusto esa imagen.
Saludos!
Lupe.

Cecilia Closa dijo...

lllleeettttaaarrrrggggooooo

Iara Kremer dijo...

"El silencio es el último agite que se suspende"

qué lindos textos che,
me gustaron mucho.