lunes, abril 06, 2009

Viéndolo desde acá, puedo contarlo como un pasado lejano, sin acuñar termino ni tintura adolescente, digo, no es un casillero absoluto ese primer alcohol rojo fosforescente, azul semendepitufo o verde criptonita que te incita tomar o a ejecutar las mas extrañas combinaciones cromáticas, no, no de cabeza al piso ras, no es la perdida de la conciencia el objetivo que busca el joven de acne latente, no, no es seso desparramado virulana, viéndolo desde acá, puedo entender que es probarse los muchos disfraces, barajar un abanico de posibilidades, elegir un yo que sea cómodo seguro ante terceros tercos, abrigado en el invierno suelto y fresco cuando pegue el sol.
Entonces, decía, sos adolescente, un yo que no se estaciona el mínimo tiempo necesario para definirse, no frena ni un segundo para que reaccione el obturador, no le das tiempo al fijador, vas a las chapas, sos el HIT, sos el BUM, sos la marquesina, sos y volves a ser otra cosa en el segundo siguiente.
Por eso en mi época, podría acuñarse el termino “adolescente” como conjunto de personas que no clasificaban para ninguno de los perfiles sociales conocidos, no porque no encajaban en ninguno de estos, si no porque encajaban en un “ahora, ya” que se desvanecía incluso antes de concretar tal afirmación.
Y los adultos te decían, vos SOS adolescente y el sos no es el de definición ser, decían entre guiños, es un “ese oh ese”, una alarma que interrumpe lo establecido, que sorprende al peatón que cruza en verde o/y al durmiente de feroces siestas. SOS adolescente, sos iiiiiuuuuuu sos iiiiiiiuuuuuu y sos iiiiiiuuuuuuu.
Por eso en mi época no había tribus urbanas, pese a que siempre éramos los mismos que comprábamos un helado en vito o que nos paliábamos por una lata de aluminio importada del Japón que albergaba una sustancia intomable.
Claro, me avispe, vos estas parado mascarita en la evolución del mercado, estas mirando el mundo después de haber ejecutado el último update. Si, sos pillo, la economía necesita crear tags para vender, te diste cuenta, caíste. A quien apunta tu producto preguntaste y te contestaron jóvenes adolescentes entre 15 y 19 años y parece que te quedaste corto en el detalle. Tenemos que ahondar en la modernidad, actuar a la reciproca, generar las necesidades una vez consumado el producto inútil.

Confieso que cuando me senté a escribir, quería contar dos anécdotas recordadas de mi adolescencia.
Ahora se me hace tarde.
Tengo que pagar los gastos comunes antes de las 16.

2 comentarios:

patodepiedra dijo...

si existian las tribus hurbanas man!!!
cuando vos eras un tineisher (la edad del pavo) estaban los grunges, los punks, los metaleros, los hippies, los darks. todos esos datan de mucho antes que nacieras mamuel.
lo que pasa es que vos vivias en un raviol de ricota de la más cara, eras flor de pancho, jaja
che, ponete en el blog ese "gadget" que es "lista de blogs" podés poner que muestre fotito y que te ponga arriba el último en actualisar.
eso
abrazo

ionito dijo...

Ya se papurri!! pero digo, antes ponele, el que era Grunge, no se, como que se tomaba el tema como una “actividad extraescolar”...
Hoy un flogger es flogger las 24 horas de corrido.