martes, junio 17, 2008

COPETE
Es domingo al mediodía y estoy comiendo con la familia. Viaje a bahía por el fin de semana largo y es domingo (al mediodía) y estoy comiendo con la familia. Mis abuelos que viven en Rivera, también viajaron a bahía y para ellos también es domingo (al mediodía) y yo soy su familia, por lo que están en mi misma mesa. No hay pastas esta vez dado que pedí expresamente comer asado (en buenos aires el asunto de la buena carne es mas complicado).Mi Papá, mi mamá, mi hermano, la familia, y el domingo (al mediodía) del fin de semana largo.

WARNING
En el presente post se toma prestado un tono de diario confidencial adolescente. Digo: voy a abusar del yo (yo digo: voy a abusar del yo), voy a abusar natural con la normal reiteración del acne en la cara adolescente y ojo! todo lo que considere necesario, o no. Mejor: yo seré inescrupuloso, nada ni nadie hará sonrojar mi carne, y seré poético y seré vulgar, porque no hay estructura que contenga en su estructura misma una base utilizable para trasmitir la sensación difuminada que se me dio a entender ese domingo (al mediodía) de feriado largo que viaje a bahía.

LA COSA EN CUESTIÓN
Fue a la altura del postre, que mi Padre, como todos los domingos seguidor de las carreras automovilísticas, hizo su segunda incursión mediática de incógnito. Funciona así: se para de la mesa súbitamente alegando funciones utilitarias inexistentes y fingiendo patitas de algodón, se filtra hasta la pieza más cercana que disponga de conexión mediática. Yo a veces le hago la gamba, le dijo (yo): “Padre, querido, serias tan amable de alcanzarme un plato de la cocina”. Yo le pido, entonces él, me guiña un ojo y se va del living donde comemos ese domingo al mediodía y avanza chancleteando y hace ruidos de no encontrar, de cerrar y abrir alacena, pero que también es el ruido del zapping y es el ruido (la diferencia entre lo que se pretende escuchar y se escucha) que le dice de que aparte de que Guillermo Ortelli (ponele por ejemplo para decir algo, porque mi YO desconoce profundamente de automovilismo, pero ese nombre lo asocia directamente a la actividad en cuestión) choco y quedo fuera de carrera, el país también, esta como el auto ese de Ortelli (que insisto, desconozco, que tipo de sponsor forra, dándole densidad cromática a sus puertas, en las cuales ahora intuyo (yo) abolladuras, o que desconozco al mismo nivel que desconozco la cara del piloto, pero que imagino de unos 45 años, un puñado de arrugas y con un hilo de sangre denso que le desciende estéticamente bordeando el ojo izquierdo y que en su mismo abrirse paso tiende cada vez a un rojo mas oscuro, mas interno).
Dice Padre que viene ahora con información candente y un tono entre excitación y preocupación (que si le sale bien la jugarreta lograra que su treta mediática quede relegada a un segundo plano por la importancia de la noticia) que cuatro gendarmes (apropiándose cada uno de una extremidad) se llevaron como reo al todo de esa figurita mediática opositora, al ruralista De angelis de oralidad dudosa que fue parido por el agujero de este mismo problema unos 90 días antes. A ese mismo De agelis donde hoy se encarnan como alfileres todos los discursos ruralistas, y los ciudadanos que encuentran en su persona una causa justa.
Dice Padre, entre onomatopeyas que “la que se viene” ya adereza con otras onomatopeyas.
Y Madre, que refresca en paralelo otra idea apocalíptica del colapso, que esto es un vestigio de razón donde se sustenta la firme idea de debacle, que se esta esperando el venir inminente de un muerto, el Mesías de la democracia esta y que Duhalde esta en el Brazil armando un ejercito hace tiempo ya, y que paciente, espera comiendo manzanitas y tomando caipiriña que todo estalle acá, para cruzar a los saltos la triple frontera y hacerse con las riendas del Pais.
Entonces mi hermano grita: Todos a la plaza!
Y yo golpeo la mesa, aprobando la moción y tratando de marcar el tiempo de una canción.
Se cae un vaso medio lleno de SER.
La mancha se forma en la mesa y si, teñida esta de rojo puede ser similar a la que se estampa ahora en la cara de Ortelli.

Olvidando la propuesta de marchar a la plaza, la familia del yo, se traslada como malón frente a la Tv (ahora no opta por la mas cercana, si no por la mas grande).

3 comentarios:

La otra parte de mí dijo...

jajaj bien contado por ser típico adolescente te diré...

Andy Rapa dijo...

de 10

evolucionfreudiana dijo...

muy bueno ionito
muy bueno.
tu padre es un vivaracho.
y con ortelli me pasa exactamente lo mismo q a vos (no sé quién es pero sé q corre)
y lo del ejército en brasil es la 2da vez q lo escucho (la primera vez fue el tino)
si lo escucho otra vez, ya va a ser verdad.
la ley de 3 no falla nunca.